Diversificación productiva, apertura económica, dinamismo y rentabilidad, se combinan en Argentina con una amplia gama de oportunidades de inversión en sectores con gran potencial de crecimiento global.

Acceso a un amplio mercado regional y alta integración a cadenas globales posicionan al país como una atractiva plaza inversora a nivel mundial.